Confech: “La demanda que subyace a todos los movimientos es una democracia auténtica”

Confech: “La demanda que subyace a todos los movimientos es una democracia auténtica”

22 Marzo 2012

Dirigentes estudiantiles afirmaron que las reivindicaciones de los aiseninos están sostenidas en la falta de democracia y a las desigualdades económicas que afectan a todo el país. 

Radio U. de Chile >
authenticated user

Miles de universitarios, secundarios funcionarios públicos y trabajadores repletaron este miércoles la Plaza de Armas para apoyar las reivindicaciones sociales de la región de Aysén y protestar por la represión ejercida en la zona.

La jornada estuvo cruzada por una crítica a la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado y al violento accionar que han tenido las fuerzas policiales, que incluso ha sido constatado por observadores de derechos humanos.

En esa línea, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Gabriel Boric, hizo un llamado expreso a derogar la polémica legislación.

“Queremos pedir explícitamente a los parlamentarios que deroguen la Ley de Seguridad del Estado, que no representa ni por cerca una democracia. En cualquier país del mundo se escandalizarían al ver que una ley de estas características se aplica en Chile. Queremos que no se demoren más en este cometido porque es absolutamente insostenible el nivel de represión que se está viviendo en el país”, sentenció el dirigente.

Boric pidió además al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, “dar un paso al lado”, en medio de este conflicto.

Las manifestaciones se replicaron en ciudades como Valparaíso, Concepción, Temuco y Coyahique, donde también se realizaron cacerolazos para respaldar a los habitantes de Aysén.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Noam Titelman, afirmó que los requerimientos de la región de Aysén están fundados en el mismo descontento que ha desatado la explosión de otros movimientos sociales como el estudiantil.
“No queremos que el problema se reduzca a las distintas demandas que puedan existir en Aysén. Entendemos que la demanda que subyace todo esto es la de una democracia auténtica que no hemos vivido hasta ahora”, sostuvo Titelman.

Los dirigentes estudiantiles subrayaron que este escenario no se limita a la administración actual, sino que también fue agravado por lo que calificaron como inactividad de los gobiernos de la Concertación para responder a las exigencias de la gente.

Una opinión similar manifestó Amanda Valenzuela, integrante de la Anef y profesora de La Granja, quien comentó que “la lucha de Aysén es la de todos los chilenos contra la injusticia económica que sufren todas las personas de trabajo”.

Finalmente, Eliana Barría, una estudiante aisenina, subrayó las graves falencias que existen en educación pública en la zona, donde no se destinan recursos suficientes para las escuelas rurales y ni si quiera existen opciones de acceder a instituciones públicas de educación superior.

“Decir educación de calidad o mejor acceso a ella tiene un peso aún mayor en la región si consideramos que no tenemos una universidad y que recién están apareciendo institutos técnicos. Por algo muchos de nosotros estudiamos en Santiago. No hay buena cobertura de educación en los sectores rurales y es algo que se ha ido dejando de lado y, además, hay poca inversión”, dijo.

Eliana Barría recordó que los habitantes de Aysén se han mantenido en la zona bajo sus propios medios y que no han recibido ningún tipo de apoyo para poder mantener los asentamientos urbanos en la región.

Incidentes

La masiva concentración en Santiago terminó en incidentes luego que los manifestantes comenzaran a marchar en dirección a La Moneda, recorrido que no estaba autorizado. Carabineros disipó a la multitud utilizando gases lacrimógenos y carros lanza agua.

Posteriormente, un grupo de encapuchados saqueó la sucursal del banco BBVA de Moneda con Paseo Estado y algunas personas apedrearon un local de Telepizza.

En medio de los enfrentamientos, un sujeto se desmayó en la calle por asfixia, mientras que otros protestaban en contra de la detención violenta de una mujer de 17 años.

Cerca de las 21:00 horas la situación comenzó a normalizarse en el centro de Santiago.