Cada uno es un cien porciento

Cada uno es un cien porciento

02 Septiembre 2020

El llamado es a que usted y su familia se cuiden.

María Eugenia G... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Las tasas de enfermedad (morbilidad) y mortalidad por Covid-19 en la población menor de 18 años, son las más baja de todos los segmentos de población. Lo bajo de la cifra entre otros, responde a las medidas de confinamiento para este grupo, situación que podría cambiar de modificar las condiciones sin el debido resguardo en las medidas de protección.

Teniendo en cuenta estas estadísticas y como medida de disminuir los efectos del encierro en los menores a razón de la pandemia, es que se ha permitido avanzar en salidas autorizadas para niños, en compañía de un adulto responsable en días y horarios definidos para ello.

Esto permitirá favorecer su distracción fuera de casa, idealmente al aire libre. Pero volvamos a las cifras. De lo que va de la pandemia y hasta fines de julio, treinta mil menores de 18 años habían sido diagnosticados con COVID-19, más de mil se habían hospitalizado y 51 fallecidos, proyectando una tasa de letalidad de 0,17% para este grupo etéreo (González Hidalgo, C).

Si extrapolamos estos datos a la realidad local, la posibilidad de que su hijo se enferme y muera por esta enfermedad, hoy es baja.  No obstante, y aun cuando las estadísticas miradas desde el frío número son actualmente favorables para este grupo de la población, aun así, habrá una madre, un padre, hermanos y abuelos de algún caso que no escapará de cursar y morir por esta causa.

¿Y si es usted ese padre o esa madre?, ese pequeño porcentaje, será para usted su 100%. Usted perderá su 100%. No es un porcentaje de su hijo lo que pierde, lo pierde al 100. La postura es entonces, tomar medidas pensando en ese riesgo, a fin de evitar ser parte de esta triste estadística.

¿Cómo? De salir con su hijo o algún menor, éste deberá utilizar elementos de protección personal. Idealmente; protector facial, cuyo fin será proteger a su hijo de él mismo, evitando toque sus ojos, boca o nariz estando fuera de casa y habiendo tocado superficies potencialmente contaminadas.

Uso de mascarilla, para disminuir la salida de gotitas de saliva desde su boca, evitando contagiar a otras personas y, por último, mantener una distancia de al menos 2 metros con cualquiera otra persona que no sea parte de los integrantes de su hogar. Al regresar a casa; lavado de manos, precaución al quitarse el escudo facial para su limpieza, mascarilla a la basura y si es de tela al lavado, al igual que resto de la ropa.

En tanto que los zapatos se desinfectan en la suela. Idealmente preparar en la entrada de casa, recipientes para almacenar lo que se debe lavar, así como basurero para lo que se requiera eliminar.

El llamado es a que usted y su familia se cuiden. Si todos hacemos esto, contribuiremos a mantener a nuestros hijos, adultos mayores y enfermos crónicos lejos de cualquier estadística en esta pandemia. Cuidémonos. Cuidemos a nuestra familia. Recuerde que cada uno es su 100%.

María Eugenia González Barriga, Directora de la carrera de Enfermería de la Facultad de Salud de la UST, sede Iquique