Tarea para la casa

Tarea para la casa

14 Julio 2020

“Ya no se puede mandar tarea para la casa”, recuerdo ese slogan o “advertencia” de hace algunos años hacia las escuelas, ahora la pregunta es: ¿Por qué?.

Andrés Rojas Ramos >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

En junio de 2016 los honorables Senadores señores Quintana, Montes, Rossi y Walker (don Ignacio), inician un Proyecto de ley que modifica el decreto con fuerza de ley N° 2, de 1998, del Ministerio de Educación, con el objetivo de que se eliminen las tareas para la casa de los estudiantes que tengan jornada escolar completa. Este proyecto, tendría impacto en más del 70% de los establecimiento del país (que trabajan en la modalidad JEC), sin embargo, hoy descansa en su primer trámite constitucional a espera de indicaciones de la Comisión de Educación y Cultura (por suerte).

Nota relacionada: Un zoom a la educación remota

Por suerte, ya que hoy en el escenario de las clases remotas, ¿Sería ilegal que los/as estudiantes trabajaran desde sus casas?, o quizás en el ideario colectivo este proyecto “ya es ley”,explicando de cierto modo los problemas que tenemos como apoderados y apoderadas para apoyar a nuestros/as hijas e hijos en sus estudios desde el hogar.

“Ya no se puede mandar tarea para la casa”, recuerdo ese slogan o “advertencia” de hace algunos años hacia las escuelas, ahora la pregunta es: ¿Por qué?

Por qué debemos dejar a exclusividad de la escuela y las instituciones educativas la noble tarea de educar a nuestros hijos/as, ¿no es acaso responsabilidad de la sociedad en su conjunto?. En palabras de Humberto Maturana "La educación es un ámbito de convivencia que está siendo guiado por mayores, en el cual los niños se introducen y los invita para que vayan aprendiendo el vivir" (Entrevista Desde el Jardín con Cristián Warnken), y es que la educación no se trata de artes o matemática, son valores, son el vivir con el otro y como adultos debemos educar con el ejemplo.

Es posiblemente esa experencia la que nos separa tanto de las nuevas generaciones, la experiencia de estudiar en casa con la madre y el padre, la experencia terrorífica de que revisaran tu cuaderno o estuche y esperar nervioso a que no descubrieran que perdiste la goma o un lápiz, y es que las nuevas generaciones pueden buscar todo en google, presciendiendo de las grandes enciclopedias del pasado, pero ese buscador en la pantalla no puede buscar y despertar sus almas, como nos tocó a nostros/as, para bien o para mal.

En la formación de la “sociedad que queremos”, todas y todos no debiesemos estar invitados/as, sino más bien incluídos, y es que no sirven de nada las acciones de buena convivencia escolar, jornadas de sensibilización contra el bullying y el buen ejemplo de los/as profesores, si nuestras autoridades día a día se descalifican en la televisión (cuando se les olvida mutear sus micrófonos), en el fútbol los ídolos se insultan o empujan y para que hablar de los realitys criollos y sus protagonistas… sin pasar de vista a los patrones de fundo que se burlan de ancianos, tartamudos, mujeres, y cual persona sirva para sus fines.

La gran Gabriela Mistral lo dijo en su momento “Muchas de las cosas que nosotros necesitamos pueden esperar, los niños no pueden, ahora es el momento, sus huesos están en formación, su sangre también lo está y sus sentidos se están desarrollando, a él nosotros no podemos contestarle mañana, su nombre es hoy”, ¿es entonces un problema transgeneracional?, puede serlo, pero es hora de actuar, es hora de construir los cimientos de una sociedad más justa y noble, es momento de tomarnos un tiempo y mirar a nuestros hijos/as a los ojos, es en definitiva, nuestra “Tarea para la casa”.