Regalos con Garantía

Regalos con Garantía

20 Diciembre 2013

La Ley del Consumidor establece que los consumidores tienen derecho a tres opciones cuando compran un producto nuevo que falla: al cambio, la reparación gratuita o la devolución de lo pagado durante los tres primeros meses de la compra.

Marta Daud Tapia >
authenticated user Corresponsal

Faltan apenas unos días para que celebremos una nueva Navidad, fiesta religiosa pero también la fecha de consumo más importante del año, donde la figura del “Viejito Pascuero” se vuelve muy relevante.

Sin embargo, algunas veces y tras abrir los regalos, nos encontramos con algunas desagradables sorpresas, como por ejemplo, que el producto no funciona o no cumple con los fines para lo cual fue adquirido. En estos casos, los consumidores deben saber que tienen derecho a la garantía legal.

La Ley del Consumidor establece claramente que los consumidores tienen derecho a tres opciones: al cambio del producto, la reparación gratuita o la devolución de lo pagado durante los tres primeros meses de la compra. Es el consumidor quien elige cuál de esas opciones, no la empresa.

Para ejercer el derecho a garantía, los consumidores deben presentar la boleta o factura, o cualquier otro documento que acredite la compra. Para ejercer su derecho a garantía, los consumidores pueden recurrir ante el vendedor, y en caso de que no lo pueda ubicar o la empresa ya no exista, puede exigirlo al fabricante o al importador.

Las empresas deben ofrecer las mismas condiciones que tuvo el consumidor al momento de comprar el producto y no derivarlo, por ejemplo, a lugares lejanos u horarios diferentes. Hay que recordar además que los carteles o timbres en las boletas donde la empresa diga no responder por cambios o devoluciones, no tienen valor.

Es el consumidor, y no la empresa quien elige cómo ejercer su garantía. Vemos, a través de los reclamos de los consumidores, que todavía las empresas ponen dificultades a los consumidores al momento de ejercer este derecho. Evidenciamos también aún poca preocupación de las empresas por la solución de los problemas que enfrentan los consumidores luego de adquirir el producto.

En este sentido, la calidad del servicio de post venta de cualquier empresa debe incluir canales de comunicación expeditos en los que el consumidor pueda reclamar, hacer sus consultas o sugerencias, y por supuesto, que sus solicitudes sean respondidas.

Para lograr un cambio cultural en materia de consumo, hay que sumar esfuerzos. Por eso el llamado a las empresas, en estas fechas de alto consumo, es a resolver los problemas cuando los productos tienen fallas y entregar facilidades y no dificultades para ejercer este derecho.