Ahorre Combustible y Consiga Tiempo para Compartir en Familia

Ahorre Combustible y Consiga Tiempo para Compartir en Familia

24 Junio 2008
En estos días en que todo avanza tan rápido, invertir tiempo en la familia es un verdadero lujo. ¿Podemos hacerlo y al mismo tiempo ahorrar combustible? Por David Tomas Feszczuk
David Tomas Feszczuk >
authenticated user Corresponsal
En estos días nuevamente suben las bencinas. Como todas las semanas la misma cosa. Yo recuerdo cuando viajaba a Iquique en mi Subarú Station y todo el paseo me salía $10.000 pesos. Hoy sabemos que sale 4 veces más. De a poquito, centavito a centavito fue subiendo y subiendo. Y esto sigue.
¿Qué hacemos? ¿Guardamos el automóvil y sacamos la bicicleta? Yo te propongo algunas cositas que puedes hacer al respecto, lo más simple posible, sin muchos datos técnicos. En el ahorro tenemos que revisar 2 cosas, nosotros y nuestra máquina.
Empecemos por la parte humana
Podemos organizar nuestras compras de tal manera de no regresar al supermercado por olvidar algo, o sea, una buena lista. Si nuestra familia tiene 2 o más vehículos, ir en sólo uno de ellos y comprar para todos y, de paso, convivir un poco más; esto vale para el pago de cuentas, etc.
El manejo tiene mucho que ver en el ahorro también. Podemos utilizar la fuerza de gravedad a nuestro favor.
Ejemplo: ¿Para qué acelerar a fondo si delante tenemos una larga luz roja? Si los semáforos de Arica no están sincronizados, esto merece un estudio aparte, pero en las bajadas podemos acelerar mucho menos.
Un error frecuente de los choferes colectiveros es hacer los cambios cortitos; esto perjudica a la larga la caja el embrague y otros elementos. El secreto es acelerar lo suficiente y que el motor aproveche bien el combustible.
En un motor diesel es fácil darse cuenta cuando uno pisa mucho el acelerador y el cambio es demasiado alto, pues sale una nube negra por el tubo de escape que podemos ver por el espejo. Esto se debe a combustible mal quemado (aprovechado).
La aceleración es lo que más incide en el consumo: mientras más "pique", más gasto. Esto es algo difícil de lograr sobre todo cuando estamos esperando la luz verde y alguien se para con su auto a la par, desafiándonos a ver quien parte más rápido. Generalmente queremos ganar y salir antes, pero cuando estamos solos partimos tranquilamente. Es lo mismo si alguien nos pasa más rápido, tratamos de acelerar y no dejarlo. Esto es a todas las edades, en todos los países y causa accidentes.
Nuestra máquina
La mayoría de nuestros carros son ya de la edad madura, fueron desechados en el primer mundo donde la mano de obra es carísima, lo que no ocurre en Arica, me arriesgo a decir que es la más barata de Chile. Esto implica que podemos optimizar nuestra máquina, pero cuidado con improvisar.
Ejemplo: la práctica de sacar el termostato aumenta el consumo, porque el motor trabaja frío, pero el motor está diseñado para funcionar caliente; las fábricas gastan millones de dólares para que los motores gasten menos.
El mejor análisis de gases es nuestro olfato: si está hediondo, el escape malo, muy malo. Calentar un poquito el motor también es bueno con el termostato, sube al tiro la aguja y se queda en el medio. A mi taller llegan muy preocupados porque el motor se calienta al tiro y ya quieren sacar esto o aquello, total los ingenieros no saben nada.
Otra cosa es que a mayor peso, más gasto se requiere para mover la masa total del carro (el peso total). Yo me encuentro a menudo que algunos tienen todo en el carro, la carpa del verano, la parrilla del asado, etc. Eso el motor tiene que moverlo, es por eso que los vehículos son más livianos cada día.
Por último si ahorramos durante la semana ese ahorrito nos servirá para recorrer el fin de semana y no pasear menos cada año. Así que llena el estanque y mide la diferencia si te decides a ahorrar un poquito.