Viña 2012: Manuel García, triunfó un Gigante

Manuel García se llevó todos los premios en el Festival de Viña del Mar 2012. Sólido, potente y sobre todo comprometido, este ariqueño hizo que la Quinta Vergara se rindiera ante sus acordes y discursos. Arica celebra con su Hijo Ilustre triunfando.

Imagen de Gerardo Espíndola R.
2,034 Lecturas
27 de Febrero, 2012 11:02

Arrasó y no solo hizo cantar a Viña del Mar, sino que emocionó profundo con sus canciones, sus melodías y sus letras a todos quienes vieron el gran espectáculo. Manuel García, el trovador, el rockero, el folclorista, el artista que regó su talento y oficio en la Quinta Vergara se llevó antorcha de plata y de oro; gaviota de plata y de oro y los aplausos a rabiar de un público que exigía que continuará en el escenario cantando.

Manuel García, el mismo del cerro La Cruz y las canciones de esquinas. El de Mecánica Popular cuando debíamos comprar los discos en el Poblado Artesanal. El que hace una semana tocó en el poblado de Guañacagua al interior de Arica. Manuel, nuestro Manuel querido que me hizo aplaudir desde al lado del televisor, emocionarme y sentir el orgullo de ver como el relato con sentido, con mirada y contenido lograba brillar mas fuerte que cualquier flash farandulero y trascender entre una canción de amor y los acordes de un folclore lleno de identidad.

Me emocioné con el Discurso de la Victoria de Salvador Allende cuando se cruzó con el poema a los manueles, y las guitarras con alas de libélulas para dar la bienvenida a todos los provincianos que llegamos a la capital un día. Con las palabras respetuosas, pero directas al Presidente de la República, pidiendo mas oreja a las regiones que la están pasando mal y la sentencia que pasa a ser una joyita de culto en tiempos de transformaciones "Los estudiantes no lo dejarán dormir si usted no los deja soñar".

Fueron mas de 30 minutos de los que estaban estipulados los que Manuel cantó en el escenario. Pasó por todos sus discos, incluso su trabajo en Mecánica Popular para invitar a la Quinta a corear sus letras. Quizás el Viejo Comunista fue uno de los momentos mas emotivos, esa canción profunda, dolorosa, de la que se acompañó solo con su guitarra y quiso despedirse del Festival, pero no fue posible pues el monstro no lo soltaba y exigía mas. Y tras la lluvia de trofeo agarró el micrófono a capela para cerrar cantando "Cuando ella se enamoró, no pensó que el corazón era rojo para siempre", despidiéndose con los Colores del norte que se apoderaron de Viña.

Una noche inolvidable para sus seguidores y sobre todo para los que lo descubrieron en este notable recital. Una noche como bien se dijo en Twitter "Ver a Manuel García en el Festival de Viña es como si un amigo o tu vecino estuviera ahí" (vía @v_rebolledo)

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.